El fantasma de la Recoleta, ¡una historia de terror!

Creo que a la mayoría nos atraen las historias de terror, en especial si nos hacen creer que son reales. Cuando apenas contaba con 11 años, tenía un profesora en el colegio que entre sus conocimientos manejaba unas historias de miedo increíbles. Recuerdo que para que terminemos la tarea y nos portemos bien, nos prometía un relato. Además nadie podía contarlos como ella.

Algunos conocidos, otros no tanto, pero siempre terminábamos con el alma en un hilo esperando el desenlace. Entre esas tardes que pasamos pendientes de sus palabras nos habló sobre el fantasma la Recoleta. ¿La escuchaste alguna vez?

La Recoleta de Buenos Aires

Esta leyenda es muy conocida en el barrio Recoleta de Argentina. Por muchos años, se temía a las mujeres que andaban solas  por la calle y llorando, porque se hablaba de la famosa Rufina Cambeceres. ¿Quién fue ella? Vivió a finales del 1800 y era hija del escritor Eugenio Cambeceres y de Luisa Baccini. Ambos pertenecían a la alta sociedad bonaerense, así que Rufina creció entre mimos y comodidades. Su niñez transcurrió tranquilamente hasta que un hecho lo cambiaría todo: la muerte de su padre, a quien Rufina adoraba, cuando ella era aún pequeña.

Rufina Cambeceres

Literalmente nada fue igual, la joven desarrolló un carácter sombrío, se comunicaba muy poco y no demostraba ningún interés por salir con jóvenes de su edad, a pesar que a los 14 años ya se le consideraba muy hermosa y era asediada por varios pretendientes. Imagínala, sola en su mansión y sin mayor compañía, sumado a ese carácter introvertido.

Lo inevitable pasaría unos años después al cumplir 19 años. El 31 de mayo su madre organizó una celebración y luego asistirían al Teatro Colón para una función lírica. Sin embargo, nada llegaría a concretarse. Fue una amiga íntima de Rufina quien la hizo enfrentarse a la verdad justo cuando se estaba dando la reunión en su casa: El novio secreto de Rufina, era ahora el amante de su propia madre, Luisa Baccini. Su reacción fue instántenea, su corazón no puedo resistir la noticia y sufrió de un síncope. Los médicos certificaron que había fallecido.

Rufina en su peor pesadilla

Tal vez esto no hubiera pasado de una experiencia triste, pero algo más debió suceder para que hasta ahora se hable de ella. El cuidador del mausoleo de la familia Cambeceres  encontró la tapa quebrada y abierta de Rufina. Imagino los escalofríos que habrá sentido ante tal hallazgo. Al abrir el féretro, la familia encontró la tapa y el ataúd por dentro arañado. ¡Había sido enterrada viva! Tan solo de pensar en esta escena se me escarapela todo el cuerpo.

La versión oficial declaró que se había tratado de un intento de robo, ya que la joven había sido enterrada con sus joyas. Sin embargo, eso no explicaría los arañazos en la madera. Se trató lo más probable de una ataque de catalepsia. Dados estos siniestros hechos, su madre vivió deprimida hasta el día de su muerte. ¿Qué madre podría vivir sin remordimientos pensando que de seguro enterró a su hija aún viva?

¿Rufina vaga por la Recoleta?

Lo que se cuenta en nuestros días, es que Rufina no ha dejado de llorar por su amor perdido. Para redondear el misterio, todos dicen que ese novio que se relacionó con su madre también, es nada menos que Hipólito Yrigoyen, quien ha sido el único presidente soltero de Argentina y quien finalmente llegó a tener un hijo, años después con la madre de Rufina.

Cuentan que vestida de blanco Rufina ronda el barrio, y se acerca a hombres solos que buscan compañía. ¿Busca venganza o no desea estar sola? Si vives o visitas Buenos Aires, no dejes de acercarte al cementerio donde se erigió un monumento que señala la tumba de Rufina. El escultor alemán Richard Aigner, representó a la joven frente a la puerta donde yace tomando el picaporte para salir. ¡Qué diferente hubiera sido la historia si lo hubiera conseguido!

Imágenes: taringa, veamosunademiedo, viajeros, taringa, mortaja, riowang,

Etiquetas : , , , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Irina Melgar

Mi pasión es escribir, el cine y caminar...!