Enigmas de la mente: la hipnosis

La mente humana es un océano de secretos por descubrir, aún cuando la ciencia y la tecnología está dando pasos agigantados. Descubre los enigmas que se esconden detrás de la hipnosis.

Vivimos en un mundo totalmente lúcido, consciente y racional, en el que nos levantamos, vamos a trabajar, nos alimentamos, interactuamos con otros, llegamos a casa, criamos a los niños y nos acostamos. La misma rutina de siempre que tiene a nuestra mente en permanente monotonía y utilizando las mismas regiones cerebrales para procesar la información y controlar nuestro cuerpo.

Sin embargo, más allá del mundo de lo racional en que nuestros cerebros se hallan imbuidos, existe otro mundo paralelo que subyace en nuestro subconsciente. Un mundo cuya puerta se entreabre un poco y nos deja ver un atisbo de él, a través de los sueños.

Es este mundo que, a pesar de todos los avances que el ser humano ha logrado a través de la ciencia y la tecnología, se mantiene como un universo secreto e inexplorado, el cual apenas recién estamos conociendo.

De hecho, ¿sabías que usamos un 20% del total de capacidades de nuestro cerebro? ¿Y sabías que ese otro gran universo oculto contiene fenómenos asombrosos, que se manifiestan en algunos, como la clarividencia, la telepatía, la premonición y la capacidad de obrar milagros que desafían las leyes de la física?

Increíble, ¿verdad? Y en esta oportunidad, los misterios del subconsciente se mostrarán a través del hipnotismo, conoceremos de qué se trata, la controversia que ha desatado desde su aparición en Europa en el siglo XVIII y los beneficios que nos ha traído una técnica que, por demás, que revelará algo más de nuestra condición humana.

Historia de la hipnosis

La hipnosis o hipnotismo fue un término acuñado en el siglo XIX, sin embargo, de acuerdo a nuestro especialista consultado, David Dávila Ordóñez, sus orígenes tienen un nombre: Franz Anton Mesmer (1734-1815) Este médico austríaco estudió las enfermedades y el cuerpo humano por muchos años, así como los planetas y las estrellas.

Dávila Ordoñez nos cuenta que Mesmer creía que entre estrellas y hombres existía una estrecha relación, una suerte de astrología que devino en una famosa teoría: la del “magnetismo animal“. Este postulado decía que dentro de todos nosotros fluía una energía vital, que era la que nos mantenía sanos y activos. Dicha energía, se supone, fluía por los conductos nerviosos y se podía transmitir de persona a persona.

Cuando dicha energía magnética vital se interrumpía, era cuando sobrevenían las enfermedades. Se dice que usando como premisa este postulado, Mesmer inducía, (primero mediante el uso de objetos magnetizados, y luego mediante su almacenamiento en un dispositivo para concentrar el fluido magnético que semejaba a la vasija de Leyden, [la precursora del condensador eléctrico]) a sus pacientes a un estado de trance en el que los hacía sugestionarse para que aliviasen sus males.

Y aunque, con el tiempo, estas teorías causaron controversia e incluso la censura de muchas autoridades, Mesmer es considerado hoy en día el padre de la hipnosis, por su estudio y aplicación de la técnica de la inducción a la somnolencia y la sugestión.

Un siglo después le tomó la posta el británico James Braid, médico y físico quien estudió a fondo los postulados de Mesmer, afinándolos. Braid fue el primero en llamar hipnosis a esta técnica, e hipnotizar como verbo empleado para la acción de aplicar la hipnosis en un paciente.

Braid tomó esta palabra prestada del griego Hypnos, que, en la mitología de esa nación, era el dios que personificaba el sueño. Hypnos era el hermano de Tanatos (la muerte no violenta). Hypnos tuvo mil hijos, entre los cuales destaca el conocido Morfeo que es el que induce al sueño.

Lo misterioso de la hipnosis

Recuerdo en este momento de la nota, una escena de la película El Exorcista II en que el Padre Karras es víctima de una hipnosis no interrumpida. Él empieza a buscar y perseguir, en pleno estado de trance a una asustada Regan (Linda Blair) adolescente, quien supuestamente ya estaba a salvo del demonio que la había poseído.

Y esta interpretación Hollywoodense que se hace de la hipnosis es la que la ha apartado de estudios realmente serios que la consideren una ciencia de verdad, a pesar de que en muchos casos ha probado ser eficaz. De cualquier manera, lo misterioso  de la hipnosis radica que invade un área de la mente humana aún no descubierta, y ni siquiera imaginada: el subconsciente.

El estado de trance en que la hipnosis nos induce, de hecho, la logrado descubrimientos reveladores. Por ejemplo, muchos terapeutas creen haber probado la teoría de la reencarnación a través de la hipnosis y regresión en el tiempo de sus pacientes, mediante esta técnica.

Mediante la hipnosis, se ha comprobado que se induce al paciente a anular su fuerza de voluntad y obedecer las órdenes que el terapeuta le indique. De esta manera, las fuerzas conscientes que gobiernan el cerebro quedan anuladas, pro lo que esta técnica es un arma de doble filo, y depende estrictamente de un profesional para obtener buenos resultados.

Esta etapa de trance, nos coloca en una situación mental y corporal que, para los espiritistas y mediums, abren la puerta del más allá y nos comunican con los muertos. Si bien la hipnosis emplea la clásica técnica de la inducción óptica a través de una luz o el péndulo, la técnica de los mediums, emplea métodos similares que inducen al trance y al letargo del estado consciente.

¿Podrá la hipnosis ser un arma por la cual podamos despertar nuestros poderes ocultos, nuestras reales capacidades? Para Dávila Ordóñez, a la ciencia le queda aún mucho trabajo que hacer para ir descifrando estos misterios. Y es que, existen fenómenos aún no explicados por la ciencia como la levitación, la clarividencia, la autocombustión, que acaso  podrían ser estimulados mediante la sugestión.

Igualmente nuestra memoria y capacidad de aprendizaje,  nuestras habilidades físicas y el dominio de nuestro cuerpo para curarnos enfermedades que son hoy incurables, que han sido catalogados de extraordinarios, y que la ciencia aún no se explica.

Todas estas interrogantes no hacen nada más que hacernos ver que hay mucho que descubrir aún acerca de nuestra mente. Por lo pronto, Ordoñez nos expresa que hoy en día “una buena cantidad de instituciones de salud emplean la hipnosis como terapia complementaria, con muy buenos resultados. También en otros ámbitos, como la investigación criminal, la hipnosis ha sido una técnica que ha sido de gran ayuda. Lo demás, aún queda…. en el misterio.

Te dejo con un video en donde podrás apreciar con casos comprobados el poder de la sugestión.

Imagen: Infobae.com (dest) Hipnosisconprofesionales (mente) Burbuja (msmer) Webalia (exorcista) Extravagancia (espiritismo)

Etiquetas : , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.