Supersticiones sobre el gato negro

Miles de historias se han contado sobre la vinculación demoníaca del gato negro con el mismísimo hombre de las tinieblas y, por consiguiente, con su mala suerte. La superstición de este inofensivo animal se remonta desde muchos siglos atrás, desde los faraones, pasando por la edad media, hasta nuestros tiempos.

En Egipto los faraones le tenían un terror espeluznante, pues se decía que sus colmillos eran ponzoñosos, el contacto con su piel te podía causar la muerte y muchas otras supersticiones que, para ese entonces, eran muy creíbles.

gato-negro

Tener un gato en la edad media, te perjudicaría letalmete, pues inmediatamente te asociaban con la brujería, el satanismo y podías pasar por la Santa Inquisición, para, posteriormente, lleguar a la hoguera. Es por esta razón que por aquellas épocas los gatos negros eran masacrados sin misericordia.

La superstición del gato negro cuenta con diferentes connotación en varias partes del mundo. Por ejemplo, en el viejo continente, si se cruzara un gato negro por delante de nosotros, de izquierda a derecha, significaría un día de mala suerte; en Francia, pisar la cola a un gato negro sería nefasto, te daría una semana de mala suerte. Lamentablemente, todas estas historias, leyendas o mitos han llegado hasta Sudamérica.

Pero no todas la noticias son malas para el famoso gato negro. Por ejemplo, en Gran Bretaña, el gato blanco o el siamés es aquel que traerá la mala suerte, mientas que el gato negro traerá felicidad y prosperidad al hogar. En alta mar los gatos negros también son señal de buen augurio; los marinos tienen la superstición de llevar siempre un gato negro en sus navíos, pero prohibido mencionar la palabra gato, pues traería infinidad de desgracias.

Fuente: Telepolis.

Imagen: LaMalaBrujaDelOeste.

Tags Blogalaxia: Esoterismo, Mitos, Gato negro.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados