Damien y La Profecía, la película y su maldición

No solo la película La Profecía (The Omen – 1976) causó terror entre los espectadores, quienes se volcaron a revisar “El Apocalipsis” de la Biblia; sino los acontecimientos extraños que rodearon a la filmación de la película. ¿Se trataría acaso de una maldición proveniente de fuerzas oscuras? Entérate de qué fue lo que ocurrió en esta nota.

Un clásico del terror

¿Quién no recuerda a La Profecía como su primera gran película de terror? La aterradora mirada del pequeño Damien, el sabueso negro y siniestro que lo cuidaba, y la espantada mirada de Lee Remick, la madre de Damien en la ficción cuando es atacada por la niñera; son escenas que quedaron en las retinas de los espectadores por años, debido al fuerte impacto que causaron.

Y además, ¿quién, después de haberla visto, no fue corriendo a conseguirse una Biblia para leerse de cabo a rabo el Apocalipsis?

Yo recuerdo que vi esta película cuando tenía 9 años. Como había tenido una sólida formación religiosa en el colegio, sabía perfectamente de lo que trataba, cuando se refería a los pasajes bíblicos que hablaban de la venida del anticristo, palabra que de tan solo mencionarla, me causaba escalofríos. Y claro está, ¿cómo no aterrarse con el célebre 666, la marca de la bestia?

Sin embargo, lo que no supe, sino hasta ahora, por una mera casualidad, es qué fue lo que ocurrió tras bambalinas, es decir, mientras se filmaba la  película que arrasó la taquilla en su época, gracias no solo al argumento y a las estrellas con que contaba (Gregory Peck, sobre todo), sino a la impecablemente escalofriante banda sonora realizada por el genial Jerry Goldsmith.

Me enteré de casualidad un día, cuando, en casa de unos amigos decidimos ver pelis de terror por Halloween, En el DVD de La Profecía que alguien trajo, estaban una entrevista al director de la pélícula en donde empezó a narrar los extraños acontecimientos que ocurrieron tras el rodaje.

No terminé de oirlos todos, pues mis amigos sacaron el DVD para pasar a la siguiente película. Pero como la curiosidad me quedó latente, decidí investigar y he aquí los resultados: acontecimientos, que van más allá de una simple coincidencia.

La maldición de La Profecía

  • Poco antes de comenzar el rodaje de la película, el hijo mayor de Gregory Peck, Jonathan, se suicidó.
  • Para los inicios del rodaje, Gregory Peck y el guionista, David Seltzer viajaron en dos vuelos distintos hacia el Reino Unido. A ambos aviones les alcanzó un rayo.
  • En tanto que el productor Harvey Bernhard estando en Roma, casi fue alcanzado por un rayo.

  • Los rottweilers contratados para la película, perros mansos y bien entrenados atacaron a sus dueños.
  • El director Richard Donner sufrió un accidente de auto y poco después se alojó en un hotel en el que explotó una bomba del IRA.
  • Del mismo modo, el IRA atentó contra un restaurante que solía frecuentar el equipo y el reparto.
  • La novia del encargado de los efectos visuales, John Richardson, que diseñó la escena de la decapitación de uno de los protagonistas murió decapitada en el set de filmación de A Bridge Too Far.
  • El mismo John Richardson sufrió un accidente de tráfico en una carretera, justo al lado de un cartel indicador que señalaba el nombre de una localidad a 66,6 Km. de distancia.
  • Mientras se rodaba la película, Richard Donner, su director fue visitado por Anton La Vey, el fundador de la iglesia de Satán, quien le advirtió que se suspendiera el rodaje, ya que el guión de la película era, supuestamente, muy peligroso. Era tan insistente el requerimiento de La Vey,  que Donner tuvo que pedir una orden de alejamiento contra él. La Vey, entonces lanzó una última advertencia, que habrían muchas muertes inexplicables. Al poco tiempo, los padres de Donner fallecieron extrañamente y también su hija pequeña y un hermano.

¿Crees en las maldiciones tras La Profecia o piensas que son pura coincidencia?

Etiquetas : , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.