La sal en los rituales

La sal es más que un ingrediente de cocina, es un elemento de la naturaleza que desde milenios se usa para los más poderosos rituales. Conoce un poco de su historia y de cómo utilizarla para nuestra protección.

Uno de los elementos más poderosos que nos pueden proteger, limpiar, deshacer males y purificarnos es la sal. Yo no lo sabía pero alguna vez vi en una película, cómo una mujer se echaba un puñado de sal en una mano, para luego arrojarla sobre su hombro izquierdo. “Es para la buena suerte” alcanzó a decir.

Tras ese simple acto que, sin que yo lo supiera, era más conocido que la ruda, existe toda una tradición milenaria que ha acompañado a los magos, hechiceros, astrólogos y todo aquél interesado en el mundo de lo desconocido, de lo esotérico. Por ello, decidí ahondar en este tema e investigar para presentarte toda la información sobre la sal, su importancia en el mundo ritual, y los ritos más importantes para mantenernos purificados.

Un elemento milenario

La sal ha tenido protagonismo histórico desde el principio de los tiempos. Esto debido a que su uso en la alimentación y la vida de las comunidades era más que importante. Casi todo dependía de la sal, como por ejemplo, la sazón y preservación de los alimentos, el despeje de las vías congeladas, la buena salud, etc.. Esto se trasladó pronto al ámbito de lo mágico religioso, y es así como adquiere la característica de buena, protectora, liberadora.

Casi todas las culturas primigenias de la humanidad tienen a la sal como elemento de lucha contra las fuerzas del mal. Si se quería alejar la mala suerte, los malos espíritus, si se quería atraer la fertilidad, la felicidad, el dinero, la sal tenía que estar incluída en todos los rituales.

Por ejemplo, se dice que en tiempos en que la cristiandad era la religión dominante, se rociaban con sal los campanarios para bendecirlas y para alejar al maligno. Los japoneses rociaban con sal sus recintos para apartar los malos espíritus. Los griegos y romanos consideraban el uso de la sal para alejar las malas vibras, e incluso lo utilizaron como medio de pago. Los antiguos judíos salaban la carne de los animales que iban a ofrendar para asegurar su pureza. Como ves, son muchas las maneras en que los antiguos usaban la sal, pero los propósitos fueron los mismos.

Rituales con sal

A continuación te cuento en qué consisten y cómo realizar algunos de los más importantes rituales con sal. Te recomiendo que para todos los casos emplees sal marina, que es la más natural.

  • Sal sobre los hombros

El ritual de arrojar sal por sobre el hombro proviene desde la antigüedad. Ahora bien, ¿por qué hacia el lado izquierdo? Desde tiempos inmemoriales, la izquierda se asocia a lo negativo y al derecha a lo positivo. Incluso en la Biblia se hace mención a ello cuando en Mateo 6, 3 Jesús predica en el sermón: “Pero tú, cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha”.

Echarse sal por sobre el hombro izquierdo ahuyentaría la negatividad, los malos espíritus y estimularía la prosperidad. Haz esto mismo cuando sientas que necesites alejar lo negativo. Pero ojo, no dejes que se te caiga grandes cantidades de sal al suelo, la tradición dice que es de mala suerte.

  • Purificar habitaciones con sal

Es frecuente que los chamanes, brujos y especialistas en lo esotéricos, recomienden realizar el ritual de la sal para purificar las casas, y traer paz y prosperidad. Para ello hay que hacer lo siguiente:

Echa sal fina en un recipiente y sitúate al centro de la habitación principal. Empezar a rociar la casa del centro hacia las esquinas y luego siguiendo en el sentido de las manecillas del reloj. Asegúrate de que todos los rincones de la habitación sean rociados con sal. Luego así prosigue con las demás habitaciones, para después, aspirar por completo el elemento.

Si tu casa tiene terraza o jardín haz este mismo ritual rociando la sal en las esquinas. Puedes realizar una oración cristiana mientras realizas la ceremonia.

  • Para protegernos de los enemigos

Si piensas que tienes a tu alrededor gente envidiosa o que te desea el mal, un amuleto hecho con sal puede ser una buena manera de ahuyentarlo.

Prepara la siguiente mezcla: 50 gramos de ajo molido, 50 gramos de comino y otro tanto de sal. Luego, coloca esta combinación en un frasquito y tendrás un amuleto eficiente de protección que absorberá todas las energías negativas y  las “malas vibras”.

  • Ritual para atraer el dinero

Antiguamente, los romanos pagaban los salarium o salarios con puñados de sal. He ahí la alta consideración que le tenían a este mineral y que hoy en día es un excelente ingrediente para los rituales que buscan atraer el dinero.

Un buen ritual para atraer el dinero es el siguiente: echa un puñado de sal sobre la meza y haz un montículo con él; alrededor de la sal coloca monedas de uso corriente y eleva una oración por tu mejoría económica.

Finalmente, te dejo con este interesante video sobre los usos de la sal en los rituales esotéricos.

ImagenJahatten, Diariando, Tarotcamencamino, Losjabonesdemishijas, MariaJacaranda.

 

Etiquetas : , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.

3 Comentarios Dejar un comentario ›

  • diamond2003
    14 abril 2012

    Es verdad que enterrar la sal en la cabecera de una persona asesinada es bueno para alejar a los malos espíritus cuando este espíritu molesta mucho en sueños a las personas diciéndoles por su nombre? es cierto que quiere llevarse a la persona nombrada o para que es este hechizo? Eso me dijo un amigo.

    • IrinaM
      16 abril 2012

      Es mejor rezar por el alma de esta persona para ayudarlo a encontrar la paz.

  • booster
    21 noviembre 2011

    Sal yodada o cualquiera? creo que en general cualquier tipo de sal (sea sal marina o sal de mesa) debe servir para este tipo de rituales. Aunque no creo mucho me da curiosidad. Igual hay que guardarle mucho respeto a la sal. Opino así.