El poder de la radiestesia

Del mismo modo que existen muchas formas de encarar la vida, también hay varias maneras de conocer -por lo menos, a grandes rasgos- lo que nos depara el destino. Si bien los métodos más conocidos de adivinación se ponen en práctica mediante las cartas, hojas y granos, hay otros de cultivo ancestral que emplean elementos distintos, como péndulos, horquillas y varillas giratorias para lograr un propósito tan o más importante.

La radiestesia toma estos ingredientes para captar, como su nombre lo indica, las radiaciones de los cuerpos y así enseñarle al hombre cuál es su lugar dentro del cosmos. En otras palabras, la también llamada rabdomancia maneja la detección del espectro completo de esas radiaciones y sus diversas formas de energía con la finalidad de alertarnos sobre lo bueno y lo malo que se “cocina” a nuestro alrededor.

Los materiales con los que está elaborado el péndulo varían de un pedazo de metal, marfil, etc., hasta el acrílico, aunque más adecuados resultan el cristal de roca, los cuarzos o e hilos de seda. Así mismo, es relevante que el radiestecista (otrora llamado zahorí) se encuentre en un estado relajado al momento de manejar el péndulo, haciendo uso de la música si así lo considera necesario.

Antes de iniciar la sesión de radiestesia hay que llegar a un “Acuerdo Mental“, sintonizándonos en la misma frecuencia con el péndulo. Para esto, hay que tomar la medida o largo del hilo desde el inicio de la muñeca de la mano hasta la parte superior del dedo medio y marcar con un nudo en el lugar señalado.

Permitiendo que el péndulo oscile libremente en el punto que se ha marcado, antes de la consulta se ensayan movimientos para captar las respuestas positivas, negativas y de duda. Por ejemplo, pensamos en la palabra “Sí” mientras el péndulo oscila y vemos si el movimiento es lateral, de adelante para atrás o viceversa.

Ello nos servirá para identificar las futuras respuestas positivas y lo mismo para clasificar las respuestas negativas y de duda. En esta práctica, literalmente, el futuro está en nuestras manos.

Fuente: Refugio Ocultista, Radiestesia

Imágenes: Alquimia, Orange, Somos Todos UM

Etiquetas : ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados